Las grasas, aliadas para el buen funcionamiento del cerebro

Foto: 123rf

Foto: 123rf

Lo que te vamos a contar es una historia real, que sucedió en Estados Unidos. Una neonatóloga (aquellos que estudian y tratan las enfermedades de los recién nacidos), llamada Mary Newport, recibió la noticia de que su esposo Steve, también doctor, tenía Alzheimer. 

Steve tenía 51 años cuando fue diagnosticado con este mal, que afecta el cerebro. Su esposa tomó la decisión de usar sus conocimientos en medicina y, en su afán por encontrar una cura descubrió un medicamento experimental con un ingrediente estrella: los TCM (triglicéridos de cadena media).

Al ver que casi el 60% del medicamento se componía por TCM, siguió indagando y encontró que estos también están presentes en el aceite de coco. Dispuesta a probar cualquier posibilidad para el bienestar de su esposo, incluyó en su dieta dos cucharadas diarias del aceite.

Tan solo tres semanas después de estar consumiendo el aceite de coco, el doctor Newport comenzó a recordar ciertas cosas, mejoró su temperamento y retomó ciertas actividades habituales, como correr. Los avances de su esposo la motivaron a seguir investigando y a darse cuenta de que las cetonas que se producen a partir del aceite de coco aportaban energía a las células cerebrales de Newport, lo que incidió en su mejora.

Esta historia, que le ha dado la vuelta al mundo, ha llamado la atención sobre la importancia que tiene para nuestra salud y vitalidad cerebral el consumir grasa de forma adecuada. 

Ten en cuenta que el aceite de coco no es el único aceite que aporta beneficios a tu cerebro. Si bien los TCM están presentes en este producto, los aceites en general nos aportan ácidos grasos esenciales, como el Omega 3, que ayudan al funcionamiento de células como las neurológicas.

De acuerdo con Angélica María Pérez Cano, Nutricionista Dietista, Directora Científica de la empresa Sa&BO (Salud y Bienestar Ocupacional) y Docente de la Pontificia Universidad Javeriana, durante la infancia las grasas proporcionan cerca del 50% de la energía consumida. Además, son fuente de ácidos grasos esenciales que contribuyen al crecimiento físico y el desarrollo del sistema nervioso.

Por otra parte, en la etapa de la adultez, las grasas están presentes en cada membrana celular. En el caso de órganos como el cerebro, hasta un 60% de este puede estar compuesto por grasa, siendo las insaturadas las que le proporcionan nutrientes. Además, ácidos grasos como el Omega 3 ayudan a prevenir el deterioro de este órgano, condición que generalmente se suele manifestar en la disminución de la memoria y de la capacidad cognitiva. 

Para Pérez, si no tenemos suficiente cantidad de grasas en nuestro organismo el desarrollo de la visión y de la función cerebral pueden llegar a verse afectados. “La carencia de los ácidos grasos esenciales en nuestra dieta se manifiesta por signos específicos como las alteraciones en la permeabilidad de las células (la capacidad de recibir sustancias o partículas necesarias para su buen funcionamiento), trastornos en el balance de agua o el aumento en la susceptibilidad a las infecciones. Y, en el caso de un niño recién nacido, la falta de ácidos poliinsaturados en su organismo puede llevar a que su cerebro no se desarrolle bien, según la FAO.

El aceite de coco no es el único que puede ayudar al correcto funcionamiento del cerebro. En general, el consumo de grasas (en una dieta balanceada) sirve de combustible para que nuestro organismo funcione adecuadamente. 

Ten en cuenta que si no consumes la cantidad de grasas adecuada para tu organismo se puede ver afectada la corteza cerebral y su funcionalidad. La recomendación de Pérez es consumir de 25% a 35% de grasas en la dieta diaria, y que un 10% de esta ingesta sea de Omega 3 y baja en colesterol. 

Como puedes ver, las grasas tienen propiedades que favorecen el buen funcionamiento de tu organismo. No olvides consultar tu médico o nutricionista para resolver tus dudas sobre el tema. Si quieres conocer más sobre las cualidades de los aceites y la forma correcta de incluirlos en tu dieta, consúltanos.

*Con información de TEAM, Angélica María Pérez Cano, Nutricionista Dietista, Directora Científica de Sa&BO y Docente de la Pontificia Universidad Javeriana y coconutketones.com