¿Sabías que el ácido láurico es una sustancia sólida de color blanco y ligero olor a laurel que se encuentra naturalmente en grasas como los aceites vegetales y animales?

Este ácido graso saturado también está presente en varios alimentos como las nueces, el arándano, el berro, los hongos rebozuelo, el aceite de palmiste y el aceite de coco (NIH, s.f.).

***

Según la Fundación Española de la Nutrición, algunos estudios concluyen que el ácido láurico es un MCT (triglicérido de cadena media), un tipo de grasa que puede ser absorbido de forma más fácil por tu organismo.

Por tanto, podría tener efectos beneficiosos sobre tu salud (FEN, 2018). ¿Quieres conocer cuáles son los beneficios del ácido láurico? Entonces, ¡sigue leyendo!

Ácido láurico: beneficios de su consumo

Beneficios del consumo de ácido láurico en tu organismo

El ácido láurico es una sustancia que no puedes ingerir sola y la mejor vía para obtenerlo es a través del coco fresco o su aceite. De hecho, muchos de los beneficios del aceite de coco están relacionados con el ácido láurico, pues constituye aproximadamente la mitad de sus ácidos grasos (Schaefer, 2019).

Si consumes o cocinas con este aceite, los principales beneficios que obtiene tu organismo de este ácido son los siguientes.

Aporta propiedades antibacterianas, fungicidas y antioxidantes

Según Zuñiga (2020), en un estudio publicado en la revista International Journal of Life Sciences Research, el ácido láurico tiene propiedades antibacterianas, fungicidas y antioxidantes. Estas ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro, las enfermedades degenerativas y protege contra una gran variedad de infecciones.

Esto se debe a una sustancia llamada monolaurina que se forma cuando tu cuerpo digiere el ácido que consumes. La monolaurina es un agente antimicrobiano que ayuda a combatir patógenos como virus, bacterias y levaduras (Osborn, 2019).

Incluso es eficaz en bacterias resistentes a los antibióticos y puede inactivar virus como VIH, sarampión y herpes (Osborn, 2019).

Contribuye a mantener tu peso

Como el ácido láurico no se almacena como grasa, puede contribuir al mantenimiento de un peso saludable. Esto se debe a que es un ácido de fácil digestión y ayuda al funcionamiento del sistema endocrino y tiroideo. Además, favorece un aumento del metabolismo y la quema de energía (Zuñiga, 2020).

El ácido láurico ayuda a reducir los riesgos de sufrir de enfermedades cardiovasculares

En comparación con otras grasas saturadas, el ácido laúrico es el que menos contribuye al almacenamiento de grasa en tu organismo (Schaefer, 2019).

Gracias a esto, contribuye a reducir el colesterol total en la sangre (Lekshmi, Nazeem, Narayanankutty et al., 2016). Así, se reducen las posibilidades de sufrir de enfermedades cardiovasculares como aterosclerosis y accidentes cerebrovasculares (Lekshmi, Nazeem, Narayanankutty et al., 2016).

Puede combatir el acné y mejorar la piel 

Aplicado directamente en la piel, el ácido láurico ayuda a hidratarla y disminuir la formación de arrugas. Sus propiedades bactericidas lo hacen un compuesto excelente para tratar el acné y la proliferación de bacterias en el cutis, en especial, cuando provocan inflamación e infección (Revista MDPI, 2016).

***

El ácido láurico puede aportar beneficios a tus funciones corporales y mejorar tu bienestar general. ¡Lo mejor de todo, es que lo puedes consumir de manera natural! Ten en cuenta que este hace parte de alimentos que puedes incluir en tu dieta como el aceite de coco y otros que contienen lípidos.

BIBLIOGRAFÍA.