La clasificación de alimentos se puede realizar utilizando diferentes criterios. Por ejemplo, según su origen y procedencia, su composición, su aporte nutricional y según sus funciones en el organismo. Existe una gran variedad de ellos y todos se encuentran en la naturaleza. Además, son indispensables para la vida y ayudan a tu organismo a cumplir las funciones vitales (Hurtado, 2020). 

Según el Servicio Nacional de Salud en el Reino Unido (NHS, 2019), comer una amplia variedad de alimentos balanceados y nutritivos en las proporciones adecuadas es fundamental para mantener el funcionamiento correcto del organismo. Establece que es importante conocer la clasificación de alimentos para elegir aquellos que aporten una amplia gama de nutrientes.  

A continuación, puedes ver las diferentes formas de la clasificación de alimentos y su función en tu organismo.

Clasificación de alimentos: funciones que tienen en tu organismo

Clasificación de alimentos según su origen y procedencia 

La mayoría de los alimentos que consumes provienen de la naturaleza. Según su origen y procedencia, se obtienen de los animales, de los vegetales como las frutas y verduras, y de los minerales. Dependiendo de esto, la clasificación de alimentos se realiza en tres grupos principales (Healthy DS, s.f.): 

Alimentos de origen animal

Son alimentos que proceden de los animales como las carnes, los pescados, los huevos, la leche y otros productos lácteos. Estos aportan nutrientes esenciales e incluyen (CEUPE, s.f.): 

  • Las carnes de vaca, cerdo, pollo y pescado entre otras, así como las vísceras y los huevos. Estos alimentos aportan todos los aminoácidos indispensables que el cuerpo necesita para ensamblar sus propias proteínas. Las vísceras son fuentes ricas en vitaminas y minerales. Los pescados contienen un alto porcentaje de proteínas, y los aceites de algunos de ellos son ricos en vitamina D y A. También, son alimentos ricos en vitamina B12, un nutriente que prácticamente no se encuentra en los vegetales.
  • La leche y sus derivados como el queso, yogur, nata, cuajada y helados. Estos son conocidos por su abundancia en proteínas, contienen fósforo y calcio. La leche es rica en vitaminas, con excepción de la vitamina C y no contiene hierro.

Alimentos de origen vegetal

Estos son alimentos que se obtienen de las plantas, vegetales y frutos que da la tierra como las frutas, las verduras, las legumbres y los cereales. Dentro de esta clasificación de alimentos se incluyen (CEUPE, s.f.): 

  • Los cereales: como el trigo, arroz, maíz, avena, cebada, centeno. Además, los productos elaborados a partir de sus harinas, como el pan y las pastas, entre otros. Son ricos en almidones y constituyen una fuente fácil y directa de energía.
  • Las legumbres: como las habichuelas, las habas, las lentejas y los garbanzos. Este grupo de alimentos aporta principalmente hidratos de carbono y proteínas, y contiene una buena cantidad de fibra.
  • Las frutas y verduras: destacan los cítricos que aportan vitamina C, la zanahoria y las verduras de hoja verde que contienen caroteno y aportan vitamina A, K y ácido fólico. Las verduras contienen minerales como el sodio, cobalto, cloro, cobre, magnesio, manganeso, fósforo y potasio. 

Se trata de una clasificación de alimentos que aporta los requerimientos nutricionales que tu organismo necesita para sus funciones. Los alimentos de origen vegetal aportan beneficios cardiovasculares y tiene efecto protector frente al cáncer. Además, estos beneficios también se deben al aporte de fitonutrientes que tienen actividad antioxidante y pueden neutralizar los radicales libres (FDNN, s.f.).

Alimentos de origen mineral

Los alimentos de origen mineral son los que provienen de los minerales y los productos que contengan altas concentraciones de estos. En esta clasificación de alimentos se incluyen (Fischer, 2020):

  • El agua mineral natural: que contiene minerales como el sodio, potasio, cloro, calcio, magnesio y oligoelementos. 
  • Las sales minerales: como el calcio, sodio, potasio, magnesio y manganeso. 
  • Algunos vegetales cuyo contenido sea alto en minerales como las espinacas, la col rizada, las acelgas y las hojas de nabo.

Estos alimentos tienen un papel importante en tu organismo, ya que actúan como vehículo de minerales y pueden ser recomendadas en pacientes con hipertensión arterial y enfermedades cardíacas o renales (FDNN, s.f.).

Clasificación de alimentos según su composición 

La clasificación de alimentos según su composición química se hace según la cantidad de macronutrientes y micronutrientes que contienen. Se distinguen los siguientes grupos (Fischer, 2020): 

Alimentos que aportan macronutrientes 

Los alimentos que aportan macronutrientes suministran energía para tu organismo y son esenciales para su correcto funcionamiento. En esta clasificación de alimentos se incluyen (FAO, s.f.): 

  • Los que aportan carbohidratos: como los cereales y sus derivados, los tubérculos y las legumbres. Se recomiendan los cereales integrales, ya que ayudan a aumentar el contenido de fibra en tu alimentación.
  • Aquellos ricos en proteínas: que incluyen las carnes, los pescados, los huevos y los frutos secos. De preferencia, los productos magros que contribuyan con tu salud cardiovascular. 
  • Los que contienen grasas: que provienen de semillas, frutos secos, pescado graso y aceites vegetales. Se recomienda aquellos alimentos que aportan ácidos grasos insaturados, ya que tienen un papel protector en las enfermedades cardiovasculares. 

Alimentos que aportan micronutrientes 

Los alimentos que aportan micronutrientes son importantes para facilitar las reacciones químicas de tu organismo. Estos se requieren en cantidades muy pequeñas en comparación a los macronutrientes. En esta clasificación de alimentos se incluyen (FAO, s.f.): 

  • Los que aportan vitaminas liposolubles o solubles en grasas (A, D, E y K) y los que aportan vitaminas hidrosolubles del complejo B y la C. Estas se encuentran en la mayoría de los alimentos de origen animal como las carnes y productos lácteos, y en los de origen vegetal como los cereales, las nueces y las frutas y verduras. 
  • Aquellos que contienen sales minerales. Principalmente, los productos lácteos, las carnes, pescados, leguminosas, cereales integrales y una gran variedad de frutas y verduras. 

Clasificación de alimentos según su aporte nutricional 

Las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos para la Población Colombiana del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF, 2020), establece la clasificación de alimentos según su aporte nutricional en seis grupos. Estos se distinguen en: 

  • Grupo I. Cereales (refinados, integrales y pseudo cereales), raíces, tubérculos, plátanos y derivados de las harinas o masas obtenidas. 
  • Grupo II. Frutas y verduras, en la que se sugiere su clasificación por colores.
  • Grupo III. Leche de vaca, cabra y búfala, y productos lácteos como quesos, yogurt, kumis y kéfir. 
  • Grupo IV. Carnes rojas, blancas, pescado y frutos del mar, vísceras, huevos, leguminosas secas y mezclas de vegetales, frutos secos y semillas. 
  • Grupo V. Grasas poliinsaturadas, monoinsaturadas y saturadas. Se incluye el coco, aguacate, mantequilla, crema de leche, chocolate amargo, tocino y tocineta. 
  • Grupo VI: azúcares simples, dulces y postres. Incluye confites, chocolatinas, chocolate con azúcar, postres, helados, mermeladas, bebidas azucaradas y panadería dulce.

Dentro de esta clasificación de alimentos se recomienda consumir más productos naturales en lugar de los procesados. Estos aportan beneficios a tu corazón, facilitan la digestión, favorecen una presión arterial normal y contribuyen con la salud de tus músculos, huesos y dientes (ICBF, 2020). 

Clasificación de alimentos según las funciones que cumplen en tu organismo

De acuerdo a las funciones que cumplen en tu organismo, la clasificación de alimentos se divide en tres grupos. Estos se reflejan en la rueda de los alimentos como (SEDCA, 2019): 

Alimentos plásticos o constructores

Estos alimentos se caracterizan por tener como componentes principales minerales y proteínas de origen animal o vegetal. Entre ellos se encuentran los productos lácteos como la leche, el yogur y los quesos. Además, los alimentos de origen animal como las carnes, pescados y huevos, y de origen vegetal como las legumbres, frutos secos y cereales (FDNN, s.f.).

Los alimentos constructores aportan la materia necesaria para la construcción de tus músculos y tejidos, y ayudan a renovarlos y repararlos. También, contienen vitaminas y cumplen otras funciones importantes dentro del organismo como las de crecimiento (SEDCA, 2019).  

Alimentos energéticos

Son alimentos que contienen como componentes principales carbohidratos y grasas que proporcionan energía. Se encuentra en esta clasificación de alimentos los aceites y grasas, los frutos secos, cereales como arroz, harinas, pasta, pan y azúcar, miel, chocolates y dulces (FDNN, s.f.).

Los alimentos energéticos permiten el funcionamiento normal de tu organismo. Estos aportan la energía necesaria para las actividades diarias físicas como caminar, trabajar, hacer deporte, y para el mantenimiento de todas las funciones vitales (Zanin, 2020). 

Alimentos reguladores 

Estos son alimentos que aportan fundamentalmente vitaminas y minerales. En esta clasificación de alimentos se encuentran principalmente las hortalizas, las verduras y las frutas frescas (Healthy DS, s.f.). 

Los alimentos reguladores o protectores se encargan de utilizar de manera correcta los alimentos constructores y energéticos. Estos facilitan el control de tus funciones fisiológicas y, en consecuencia, ayudan a todos los procesos de tu organismo para que fluyan con normalidad (Fischer, 2020).

Cada clasificación de alimentos tiene en cuenta un correcto aporte nutritivo dentro de una alimentación balanceada. La idea es elegir la mayor variedad de alimentos que aporten nutrientes esenciales e incorporar hábitos alimenticios balanceados como la mejor forma de alimentarte.