Los tipos de alimentos se pueden clasificar en 3 grupos de acuerdo con la función que desempeñan en nuestro organismo.

Así pues, están los alimentos constructores, energéticos y reguladores (Brainkart, s.f.). Una vida saludable debe incluir todos estos grupos.

En este artículo te explicaremos las funciones de cada uno de estos tipos de alimentos.

Tipos de alimentos: clasificación de acuerdo con su función

Tipos de alimentos: constructores

Los alimentos constructores son aquellos que contienen proteínas, cuya función principal es estructural; es decir son el material base para la construcción y mantenimiento de nuestro cuerpo, puesto que forman parte de músculos, huesos, piel, órganos, sangre, etc. (Martínez Zazo y Pedrón Giner, 2016).

Entre los alimentos constructores se encuentran los siguientes (Brainkart, s.f.):

  • Leche y productos lácteos
  • Huevos
  • Carne
  • Pescado
  • Soya
  • Fríjoles
  • Garbanzos
  • Lentejas
  • Avena
  • Castañas, nueces, almendras
  • Semillas oleaginosas (sésamo, girasol, calabaza, lino)

 

Una alimentación balanceada diaria debe estar constituida por valores que van de 10 a 15 % de proteínas (OMS, 2003). Ten en cuenta que esto puede variar con respecto a tus condiciones particulares.

Alimentos energéticos

Los alimentos energéticos son aquellos que proporcionan combustible para que el organismo tenga la energía suficiente para su normal funcionamiento; tanto físico como intelectual (EcuRed, s.f.).

Por ejemplo, sus nutrientes participan en funciones como la respiración, la digestión y la circulación, y además, te permiten moverte, estudiar y realizar tus actividades del día a día.

Sus principales representantes son los carbohidratos y las grasas (EcuRed, s.f.).

Algunos ejemplos de alimentos energéticos son:

  • Cereales como las pastas, pan, arroz y harinas (deben ser utilizados preferiblemente en su versión integral, por su contenido en fibras).
  • Aceites y grasas.
  • Frutos secos.
  • Dulces, chocolates, bizcochos (por ser ricos en grasas y azúcares deben ser consumidos esporádicamente) (EcuRed, s.f.).

 

Es necesario destacar la importancia de las grasas de los alimentos para nuestro organismo (Mayo Clinic, 2019), pues las grasas dietéticas participan en diferentes funciones, entre las cuales destacan:

  • Ayudar al transporte de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).
  • Contribuir a la protección de los órganos frente a cualquier tipo de lesión.
  • Favorecer el mantenimiento de la temperatura corporal (Coffman, 2018).

Alimentos como el aguacate, aceite de oliva, castañas y peces (salmón, atún, sardinas), son excelentes fuentes de grasas saludables para nuestro organismo (Coffman, 2018; Mayo Clinic, 2019).

En cuanto a las recomendaciones de este grupo de alimentos, la Organización Mundial de la Salud indica que lo ideal es que los carbohidratos hagan parte del 55 al 75 % de nuestra ingesta diaria; y las grasas se ubiquen entre el 15 y 30 %, esto en personas sanas (OMS, 2003).

Esto se debe ajustar de acuerdo con tu edad, sexo y condiciones particulares.

Tipos de alimentos: reguladores 

Los alimentos reguladores están representados por las vitaminas y minerales, por lo tanto se consiguen en frutas y vegetales.

Sus nutrientes se consideran esenciales, porque no son producidos por el cuerpo (HelpGuide, s.f.).

Hacen parte de algunas funciones, por ejemplo, ayudan a fortalecer los huesos, curar las heridas y reforzar el sistema inmunológico.

También convierten los alimentos en energía por medio del metabolismo y reparan el daño celular (HelpGuide, s.f.).

Con la finalidad de disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas, la Organización Mundial de la Salud recomienda que el consumo diario de frutas y verduras sea de al menos 400 g, lo que equivale a cinco porciones (OMS, 2018).

Una buena forma de alcanzar estas recomendaciones es incluirlos en la dieta diaria en forma de jugos naturales, ensaladas de frutas, como frutas enteras, en sándwiches, sopas, tortas, etc.

 

Como te habrás dado cuenta, cada uno de los tipos de alimentos tienen funciones muy importantes para el organismo.

 

 

Sin embargo, es necesario destacar que ellos hacen parte de un todo y su actuación requiere que sean consumidos en conjunto en las cantidades recomendadas.

 

De esta manera, puedes llevar una vida saludable y plena.

REFERENCIAS:

– Brainkart.com. (s.f.). Classification of foods according to their functions in the body. Recuperado de www.brainkart.com/article

– Coffman, M. A. (2018). Three Functions of Fat in the Body. Recuperado de https://healthyeating.sfgate.com/three-functions-fat-body-3402.html

– EcuRed (s.f.). Alimento Energético. Recuperado de https://www.ecured.cu/Alimento_Energ%C3%A9tico

– HelpGuide. (s.f.). Vitamins and Minerals, Are You Getting What You Need? Recuperado de https://www.helpguide.org/harvard/vitamins-and-minerals.htm

– Martínez Zazo, A. y Pedrón Giner , C. (2016). Conceptos básicos en alimentación. Recuperado de www.seghnp.org

– Mayo Clinic. (2019). Dietary fats: Know which types to choose. Recuperado de www.mayoclinic.org

– OMS. (2018). Alimentación sana. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet

– Organización Mundial de la Salud. (2003). La FAO y la OMS presentan un informe de expertos sobre dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas. Recuperado de www.who.int