Hay quienes no recomiendan el consumo de las grasas saturadas. Sin embargo, estas pueden ser más beneficiosas de lo que se puede llegar a creer. Por ejemplo, las grasas son nutrientes energéticos por excelencia para el organismo (Mayo Clinic, 2019).

 Aunque existen muchos alimentos con altos niveles de grasas, las saturadas pueden ser parte de tu dieta en forma moderada. La clave está en saber dónde hallarlas y en qué cantidades consumirlas. 

 A continuación, te contamos en qué alimentos las encuentras. Además, te compartimos algunos datos que harán que cambies de opinión.

Grasas saturadas: ¿cuáles son sus beneficios?

 Un par de casos sobre las grasas saturadas

Un estudio de campo realizado a los masáis, una tribu ubicada entre Kenia y Tanzania en África, determinó que pese a una dieta basada en el consumo de grasa, la prevalencia de enfermedades cardiovasculares era significativamente baja.

Lo más llamativo de este caso es que el consumo continuo de leche y carne roja —alimentos con importantes niveles de grasas saturadas— parece no haber propiciado la aparición de enfermedades cardiacas asociadas a la ingesta de estos lípidos.

Igual de llamativo es el caso de los tokelauans. Esta comunidad está ubicada en las islas polinesias y basa su alimentación en grasa. A pesar de que consumen el 49% de sus calorías diarias de ácidos grasos saturados —mayormente del coco—, las enfermedades cardiovasculares son muy raras entre la población.

Grasas saturadas a profundidad

Los triglicéridos de cadena media, también conocidos como MCT (medium chain triglyceride), son tipos de grasas saturadas obtenidas del aceite de coco. Así es, del mismo coco que consumen los tokelauans.

Algunos expertos y consumidores habituales vinculan estos triglicéridos con beneficios como la reducción del apetito y la pérdida de peso. Entre las bondades de su consumo también se encuentra ayudar a mejorar la función cerebral (Heraldo, 2020).

Los MCT también traen beneficios como promover una buena digestión y proporcionar una buena fuente de energía para el cuerpo (Fernández, 2018). 

Más beneficios de las grasas saturadas

Estos son más beneficios que trae el consumo moderado de grasas saturadas (Cuídate Plus, 2020; Muñoz, 2020):

  • Ayudan a mantener saludables el pelo y la piel.
  • Promueven la absorción de vitaminas como la K, E, D y A.
  • Favorecen el control de las inflamaciones. 
  • Mejoran la absorción de minerales. 
  • Aumentan los niveles de omega 3.

¿Dónde se encuentran las grasas saturadas?

Las grasas saturadas las puedes hallar en alimentos de origen animal como (Fernández, 2018):

  • Pollo
  • Carne de res
  • Cerdo

También las puedes encontrar en productos lácteos enteros como (Medline Plus, 2020):

  • Mantequilla
  • Queso
  • Leche entera

También está presente en productos de origen vegetal como el ya mencionado aceite de coco y el aceite palma (Medline Plus, 2020). 

Las cantidades que se deben consumir

Para la Organización Mundial de la Salud (2018), la cantidad diaria de grasas saturadas se deben limitar a menos del 10 % de las calorías. Esto quiere decir que, si consumes 2.000 calorías al día, no más de 200 deberían representar este tipo de grasa en tu dieta.

La American Heart Association sugiere una ingesta de entre el 5 % y 6 % de las calorías de las grasas saturadas. Lo anterior con el propósito de prevenir complicaciones asociadas a su consumo excesivo (Medline Plus, 2020). 

Dales una oportunidad a las grasas saturadas

Los beneficios de las grasas saturadas en tu organismo dependen, en gran medida, de la cantidad diaria que ingieras. Además, existen motivos para saber que no todas impactan de igual manera sobre la salud. De hecho, es más importante considerar el tipo de grasa que consumes.

Ten presente que muchos productos cuentan con alternativas bajas en grasas o descremadas que podrían caerte muy bien. Sin embargo, recuerda visitar a tu médico regularmente y hacer ejercicio. 

Si además le sumas una buena alimentación, podrás garantizar tu salud y bienestar. ¡Es momento de que les des una oportunidad a las grasas saturadas!