El metabolismo es un conjunto de reacciones bioquímicas que se producen en tus células para convertir los alimentos en energía. Durante este proceso, las calorías se combinan con oxígeno para liberar la energía que tu cuerpo necesita para funcionar.

Desde la respiración, la circulación de la sangre, el crecimiento, hasta el ajuste de niveles hormonales y la reparación de las células. Incluso cuando descansas, necesitas energía para hacer todas estas funciones (Mayo Clinic, 2018).

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, s.f.), el cuerpo humano requiere energía para todas las funciones corporales.

****


Por esto, es fundamental mantener tu metabolismo sano. Esto evita que se desarrollen trastornos que impiden metabolizar algunas sustancias.


****

Para mejorar tu metabolismo ten en cuenta estas acciones

Acciones para mantener un metabolismo saludable

La mayoría de las veces, una dieta no equilibrada, una vida sedentaria y malos hábitos alimenticios pueden afectar tu metabolismo. Y es que estos son factores negativos que, además de disminuir la actividad metabólica, aceleran el envejecimiento de tu organismo. De hecho, dan pie a que aparezca el síndrome metabólico que produce una elevación de la presión arterial y del colesterol, ácido úrico en la sangre y un aumento de la glucosa en las personas con diabetes (Callejo, 2018).

Para ayudar a que tu sistema metabólico funcione correctamente, solo debes incorporar buenos hábitos y estas acciones te guiarán en el proceso.

****

Consume una dieta diaria variada

Mantener una dieta equilibrada y variada que aporte los nutrientes esenciales ayudará a tener un metabolismo saludable (Sant Joan, 2020). Debes consumir alimentos que contengan zinc, yodo, cromo, selenio, magnesio y vitaminas del grupo B. Estos nutrientes los encuentras en lácteos, carnes, las naranjas, moras azules, el brócoli y el jengibre.

Para mantener una dieta equilibrada, debes consumir al menos 400 g de frutas y verduras que aportan las cantidades necesarias de vitaminas y minerales, y del 10 al 15% de la ingesta calórica diaria de proteínas referido a una dieta promedio de 2000 calorías (FAO y OMS, 2003).

****

Evita alimentos procesados y con azúcares añadidos

Los productos procesados que tienen conservantes y azúcares añadidos podrían provocar problemas en tu organismo y desencadenan enfermedades metabólicas (Cabezas, Hernández y Vargas, 2015), entre ellas la obesidad, el sobrepeso y la diabetes.

Para una dieta sana, la ingesta calórica total proveniente de azúcares libres debe ser menos del 10% (OMS, 2018). Por esto, elige siempre consumir alimentos naturales para la salud de tu sistema metabólico, como los cereales integrales, frutos secos, granos, lácteos, carnes, pescados, frutas y verduras frescas que te aportan vitaminas y minerales que estimulan tu metabolismo.

****

Prefiere las grasas saludables 

La Organización Mundial de la Salud (2003), recomienda siempre incluir en tu alimentación las grasas saludables, pues ayudan a regular tu apetito y mejoran la salud de tu metabolismo. Y es que estas son importantes para la producción de hormonas y la protección de las células.

Se recomienda un consumo de grasas de menos del 30% de la ingesta calórica diaria (OMS, 2018). En tu dieta diaria incluye aceites de origen vegetal como el de oliva, también el aguacate, nueces, semillas y pescados.

****

Haz actividad física regular

Hacer ejercicios de forma regular incrementa la salud de tu metabolismo. Es importante mantener actividad física que, junto con alimentos saludables, pueden evitar enfermedades metabólicas y aumentar de peso (MedlinePlus, 2018).

Los ejercicios aeróbicos contribuyen a mantener la masa celular activa y esta determina el gasto energético en reposo. Por lo que es fundamental ejercitarse todos los días y mantener un equilibrio con una alimentación saludable (Callejo, 2018).

 


Estas 4 acciones te ayudarán a conservar tu metabolismo sano y conseguir su buen funcionamiento. Destacan la importancia de tener una buena nutrición y acompañar tu dieta con actividad física regular.



BIBLIOGRAFÍA.

– Bayer. (s.f.). Minerales para tu metabolismo energético. Recuperado de https://salud.bayer.es/bayer-te-cuida/index.php/minerales-metabolismo-energetico

– Cabezas, C., Hernández, B. y Vargas, M. (14 de octubre de 2015). Azúcares adicionados a los alimentos: efectos en la salud y regulación mundial. Revisión de la literatura. doi:http://dx.doi.org/10.15446/revfacmed.v64n2.52143

– Callejo, A. (24 de octubre de 2018). ¿El metabolismo te favorece o va en tu contra? Cuídate Plus. Recuperado de https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/nutricion/2018/10/24/-metabolismo-favorece-o-167740.html

– FAO. (s.f.). Composición corporal, funciones de los alimentos, metabolismo y energía. Recuperado de http://www.fao.org/3/w0073s/w0073s0c.htm

– FAO y OMS. (23 de abril de 2003). Informe de expertos sobre dieta, nutrición y prevención de enfermedades crónicas. Recuperado de https://www.who.int/mediacentre/news/releases/2003/pr32/es/

– Mayo Clinic. (20 de noviembre de 2018). El metabolismo y el adelgazamiento: cómo quemar calorías. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/weight-loss/in-depth/metabolism/art-20046508#:~:text=El%20metabolismo%20es%20el%20proceso,el%20cuerpo%20necesita%20para%20funcionar.

– Medline Plus. (23 de abril de 2018). ¿Es posible acelerar su metabolismo? Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000893.htm

– OMS. (31 de agosto de 2018). Alimentación sana. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/healthy-diet

– Sant Joan de Déu. (26 de mayo de 2020). Nutrientes y alimentación equilibrada. Recuperado de https://metabolicas.sjdhospitalbarcelona.org/nutrientes-alimentacion-equilibrada