Todos sabemos que tener hábitos saludables se relaciona con una mejor calidad de vida. Pero, ¿cuáles son esas prácticas clave que pueden contribuir a nuestro bienestar físico y mental? Sigue leyendo para descubrir cinco recomendaciones esenciales para llevar una vida saludable

Vida saludable: cinco recomendaciones prácticas para ti

¿Qué es una vida saludable?

Todos tenemos percepciones particulares sobre lo que es un estilo de vida balanceado y cómo se logra. 

Se considera que una vida balanceada consta de hábitos que aportan al bienestar del cuerpo y de la mente. Además, están encaminados a mejorar la calidad de vida de las personas e, incluso, su duración (Risher, 2021).

Un estudio de 2018 del T.H. Chan School of Public Health de la Universidad de Harvard, que revisó datos de más de 118 mil personas, reporta que los cinco hábitos balanceados líderes para evitar una muerte prematura son (Tello, 2020):

  1. Dieta balanceada.
  2. Nivel de actividad física adecuado.
  3. Peso saludable.
  4. No fumar.
  5. Consumo moderado de alcohol.

La investigación encontró que los hombres y mujeres que para los 50 años tenían estas cinco costumbres, gozaron de vidas más largas: 12 y 14 años más, respectivamente. También indica que mantener cualquiera de esos hábitos significa dos años más de vida para ambos sexos (Tello, 2020).

Recomendaciones para una vida saludable

Estas son cinco prácticas fundamentales para llevar una vida balanceada.

1. Alimentación balanceada

Una alimentación óptima provee los nutrientes necesarios para que tu cuerpo esté en buenas condiciones y con un peso adecuado. Esto varía según tu edad, sexo, talla, nivel de actividad física y afecciones médicas (MedLine Plus, 2020).

Se trata de más que comer un almuerzo o una cena saludable. Consiste en mantener una dieta que incluya cantidades suficientes de los distintos tipos de alimentos. Es importante que (MedLine Plus, 2020):

  • Limites el consumo de grasas saturadas y grasas trans. En cambio, busca grasas que tu cuerpo necesita en cantidades adecuadas, como las monoinsaturadas y poliinsaturadas (Fundación Española del Corazón, s.f.). Estas se encuentran en alimentos como algunas plantas, nueces, pescado y aceites de origen vegetal (MedLinePlus, 2020).
  • Reduzcas la ingesta de azúcar, sal y alcohol.
  • Consumas alimentos ricos en vitaminas, minerales y fibra.

2. Actividad física

Llevar una vida activa no solo significa hacer ejercicio, sino evitar el sedentarismo. Camina, usa las escaleras o baila. ¡Incluso organizando tu hogar puedes ejercitarte!

Es importante que te mantengas en movimiento constante durante al menos 30 minutos al día (Mayo Clinic, 2019, a.). Procura hacer actividades aeróbicas, como caminar, trotar, montar en bicicleta, bailar o practicar un deporte. Harán que respires profundamente y que tu corazón lata rápidamente. Esto incrementa la cantidad de oxígeno en tu sangre y tu capacidad de usarlo más eficientemente en el largo plazo (The Mayo Clinic Diet, s.f.).

Además, fortalece tus músculos al menos dos veces a la semana (Mayo Clinic, 2019, a.). Recuerda estirar después de toda actividad física.

3. Desecha hábitos perjudiciales

El consumo de tabaco, alcohol y drogas genera deterioros en la salud y la calidad de vida (MedlinePlus, 2019). Es recomendable que no tengas estos hábitos. 

En el caso de las bebidas alcohólicas, la investigación de 2018 de la Universidad de Harvard aconseja limitar el consumo diario a 5-15 gramos para mujeres y 5-30 gramos para hombres. Como referencia, 355 mililitros de cerveza estándar, 147 mililitros de vino y 44 mililitros de licores destilados contienen 14 gramos de alcohol puro (Tello, 2020).

4. Cuida de tu salud mental

El bienestar psicológico y emocional es parte de una vida balanceada. Generalmente, las afecciones de salud mental afectan el pensamiento, comportamiento y estado de ánimo de las personas. Sus diversos síntomas pueden tornarse permanentes, causar estrés y afectar tu capacidad de desempeñarte con normalidad y de manera satisfactoria (Mayo Clinic, 2019, b.).

Igualmente, el estrés crónico puede afectar el funcionamiento de tu sistema inmune. Esto puede hacerte más vulnerable a problemas como enfermedades del corazón y digestivas, ansiedad, depresión y diabetes, entre otros (Risher, 2021).

Reduce tus niveles de estrés haciendo ejercicio o meditación, escribiendo tus pensamientos o pasando tiempo en ambientes naturales (Risher, 2021).

5. Prevención de enfermedades

Acudir al médico periódicamente puede ayudarte a evitar el desarrollo de enfermedades o a tratarlas oportunamente. 

Añadido a esto, ten en cuenta que la higiene hace la diferencia en la prevención de enfermedades y contagios de infecciones. Además de la corporal, la higiene dental es fundamental para prevenir la caries y otros padecimientos bucales (MedlinePlus, 2019).

Con estos cinco consejos estás en camino a promover tu bienestar personal para alcanzar una vida más larga y con mejor calidad. Recuerda consultar con profesionales de la salud certificados al definir tus acciones para acercarte más a una vida balanceada