La chuleta valluna es uno de esos platos de la cocina tradicional colombiana que deleita a todos por igual. ¡Prepararla en casa es más fácil de lo que crees! Aquí te contamos cómo hacer una chuleta valluna irresistible.

 

¿Cómo hacer una chuleta valluna? La preparación

El primer paso para cocinar una chuleta valluna para chuparse los dedos es el adobo de las piezas.

Comienza con chuletas de un centímetro de grosor, aproximadamente. Sumérgelas en una mezcla de leche, cebolla picada, ajo picado, especias como tomillo u orégano, sal y pimienta.

Cubre el recipiente en plástico de cocina y refrigéralas al menos 1 hora. También puedes usar bolsas resellables. ¡La leche ayudará a dejar suave tu chuleta! (Teleantioquia, 2019).

El segundo paso es el apanado. Para aprender cómo hacer una chuleta valluna es fundamental ejecutar correctamente esta parte del proceso. Cubre las chuletas con harina de trigo por ambos lados.

Luego pásalas por una mezcla de huevos batidos, sal y pimienta. Escurre bien el exceso y recúbrelas en miga de pan, que también puede llevar otros condimentos de tu elección (Redacción Cromos, 2014).

Fritar la chuleta es el tercer paso. Es importante que tengas en cuenta algunos tips fundamentales que te permitirán dar el toque final que diferenciará tu chuleta valluna.

 

Consejos para fritar una chuleta valluna

Hacer fritos en casa exitosamente sólo requiere de buenos ingredientes y las herramientas adecuadas. Ten en cuenta estas recomendaciones para volverte un experto en preparar no sólo chuleta valluna, sino en cómo fritar chicharrón, milanesa o empanadas colombianas:

  • Usa un aceite que se mantenga estable a altas temperaturas, como el de canola o el de oliva. Ambos son propicios para hacer fritos, ya que tienen un punto de humo moderado (Zeratsky, 2019). Sin embargo, si quieres ir a la fija, utiliza nuestro Aceite Gourmet® Frito Experto, ideal para este tipo de preparaciones.
  • La temperatura precisa para fritar son los 180°C (FAO, 1997). Si no cuentas con un termómetro de cocina, pon un poco de apanado en el sartén. Si burbujea moderadamente, el aceite está listo para las chuletas.
  • Frita tus chuletas en un sartén profundo, que idealmente posibilite que se sumerjan. Entre más reducida sea la superficie del sartén, menos aceite necesitarás para cubrirlas. Procura no agregar aceite nuevo al que ya está en el fuego, ya que el primero tendrá un punto de humo distinto. Pon cada chuleta en el aceite suavemente, desde tu cuerpo hacia el frente. Así evitas lastimarte con posibles salpicaduras de aceite.
  • ¡No reutilices el aceite para fritar tus chuletas vallunas! Esto es porque pueden emitirse compuestos volátiles nocivos y compuestos tóxicos (Chavarrías, 2016).
  • Para lograr un apanado crocante, no tapes tus chuletas después de fritarlas. Esto las ablanda.

 

Acompañamientos recomendados

Una guía sobre cómo hacer una chuleta valluna no está completa sin hablar sobre los mejores alimentos para acompañarla.

La buena noticia es que las opciones son infinitas. Una chuleta va muy bien con papas fritas o plátano frito. También puedes complementarla con un tradicional arroz. Si quieres darle frescura al plato, complétalo con algún tipo de ensalada.

Ya tienes todo para preparar este delicioso plato típico para tu familia, entonces, ¿te animas a probarlo en tu próximo almuerzo?

Este contenido te encantará