No necesitas ser experto o experta en la cocina para hacer recetas que te hagan sentir como un chef y se lleven los aplausos de toda tu familia. Este pollo frito preparado por Marcela, una comunicadora social amante del buen comer, te sorprenderá por su sabor y crocancia. Después de todo, detrás toda gran receta hay un gran aceite.

Compra aceite de oliva Gourmet® en CTV®

Preparación:

1. Para empezar hay que adobar los muslos de pollo. Es importante que la piel no tenga tanta grasa, esté enterita y que la carne se vea lisa y sin golpes.

2. En un recipiente grande vamos a mezclar los muslos de pollo, con sal pimienta, ajo machado o picado chiquito y unas cucharadas de aceite de oliva.

La clave es untar bien el pollo por todos lados, inclusive debajo de la piel, para que coja buen sabor por todas partes.

3. Luego es importante dejarlo reposar un buen rato en un recipiente tapado en la nevera. Si tienes tiempo puedes dejarlo desde la noche anterior, pero también se puede hacer un par de horas antes… mínimo mínimo una hora.

4. En un platico, o recipiente profundo ponemos la harina, en otro mezclamos el huevo, la leche, la sal y la pimienta y en otro los cereales de maíz medio molidos.  

5. Ahora ponemos a calentar el aceite, y aquí hay algo clave: Debe ser abundante para que cubra del todo las piezas de pollo y tengas espacio entre si. Mientras el aceite se calienta  pasamos las piezas de pollo por harina cuidando que queden bien recubiertas.

Luego las pasamos por la mezcla de huevo, y luego por los cereales.

 

Ingredientes (para 4 personas):

– 8 colombinas o patas de pollo

– 1/2 taza de leche

– 1 taza de hojuelas de maíz (cereales)

– 2 huevos

– 1 taza de harina

– 4 dientes de ajo

– Sal y pimienta

Cilantro

– Cebolla cabezona

¿Qué tiene el pollo frito que no tenga yo? - Gourmet 1

El truco para que al final queden bien cocinadas, en su punto y con un muy buen sabor es la cocción en caldo antes de freírlas.

6. Una vez que el aceite está bien caliente, cuidado que no llegue al punto de humo,  empezamos a poner las piezas. Las vamos rotando un par de veces mientras se cocinan, para que doren parejo. Las sacamos cuando se vean crocantes y las dejamos secar en papel absorbente.