Los antioxidantes naturales son moléculas que ayudan a neutralizar los daños causados por los radicales libres, unos compuestos inestables que se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos en energía.

Los antioxidantes pueden proteger y revertir parte del daño oxidativo y también contribuyen a aumentar la inmunidad. Los encuentras en ciertos alimentos y vitaminas, y la mayoría los puedes obtener si sigues una dieta balanceada (AAFP, 2020).

Según el Instituto Nacional del Cáncer (2017), los antioxidantes se conocen como captadores de radicales libres y, aunque tu cuerpo produce algunos (endógenos), depende de fuentes externas (exógenas) para obtener el resto de los que necesita.

Compra aceite de oliva Gourmet® en CTV®

Aun cuando existen antioxidantes artificiales, la mayoría de los antioxidantes son naturales y están presentes en ciertos alimentos; especialmente en frutas, verduras, semillas, frutos secos, semillas y granos enteros (AAFP, 2020).

Pero, ¿cuál es su diferencia? Sigue leyendo para conocer más.

Antioxidantes naturales y artificiales: conoce sus diferencias

¿Cuáles son las diferencias entre los antioxidantes naturales y los antioxidantes artificiales?

Aquellos que se encuentran de forma natural en los alimentos son los antioxidantes naturales. Destacan la vitamina A, C y E (tocoferoles), el betacaroteno, el licopeno, la luteína y el selenio. También, los encuentras en compuestos fenólicos como los polifenoles (MedlinePlus, 2019).

Como te dijimos, estos nutrientes aportan beneficios a tu salud para proteger al organismo de los radicales libres y, además de eso, proporcionan buenas cantidades de fibra, minerales y otras vitaminas (MedlinePlus, 2019).

Los antioxidantes artificiales son producidos por síntesis química y son creados para su aplicación en la industria de alimentos. Estas sustancias, que se añaden principalmente a los aceites vegetales y las margarinas, cumplen con la función de evitar que se pongan rancios y preservar su sabor (Jamanca y Alfaro, 2017).

La lista de antioxidantes sintéticos es larga, pero los más usados son el TBHQ, los BHA/BHT y los del grupo de los galatos (Jamanca y Alfaro, 2017).

Es importante que incluyas en tu dieta alimentos con antioxidantes naturales como los aceites Gourmet® que contienen tocoferoles, a diferencia de otras marcas que usan antioxidantes sintéticos como el TBHQ.

Efectos que tienen los antioxidantes en tu salud

La Escuela de Salud Pública de Harvard (s.f.) establece que los antioxidantes naturales que se encuentran en alimentos como frutas, verduras y granos integrales ayudan a prevenir una variedad de enfermedades crónicas. Sobre todo, las desarrolladas por estrés oxidativo que ocasionan los radicales libres al organismo, como las cardíacas y el cáncer.

Estos antioxidantes, además de proteger tus células, ayudan a tu sistema inmunológico a aumentar las defensas naturales y te protegen del envejecimiento prematuro (HSPH, s.f.).

Por su parte, el consumo de antioxidantes artificiales presenta posibles efectos secundarios en tu salud. Algunos de ellos son peligrosos para las personas asmáticas y alérgicas. Además, pueden generar dolores de estómago, aumento del colesterol y degradación de la vitamina D en tu cuerpo (Bueno, s.f.).

En su mayoría, se agregan a los alimentos procesados para reducir la oxidación, pero también puedes consumirlos como suplementos dietéticos. Sin embargo, estos últimos no son tan eficientes como los antioxidantes naturales. Incluso, un exceso de ellos puede presentar consecuencias negativas en tu cuerpo (Jamanca y Alfaro, 2017).

Principales alimentos que contienen antioxidantes naturales

Consumir alimentos que contienen antioxidantes naturales es esencial para mantener un buen estado de salud. Por eso, es importante que consumas una dieta rica en estos (HSPH, s.f.).

Los principales antioxidantes naturales los encuentras en (HSPH, s.f.):

  • Vitamina C: la encuentras en el brócoli, coles de Bruselas, melón, verduras de hoja verde. También en frutas como kiwi, limón, naranja, papaya, guayaba, fresas y tomates.
  • Vitamina E: presente en los frutos secos, aguacate, verduras de hojas verdes, pimentones rojos, espinacas, semillas de girasol y aceites vegetales como la oliva, aguacate, canola y girasol.
  • Los carotenoides que incluyen betacaroteno y licopeno: los encuentras en los duraznos, espárragos, remolachas, brócoli, melón y zanahorias. También en frutas como el mango, naranjas, melocotones, toronjas, mandarinas, tomates y sandía.
  • El selenio: lo obtienes de las nueces de Brasil, el pescado, mariscos, carne de res, aves, cebada y arroz integral.
  • Vitamina A: presente en el atún, queso, huevos, zanahoria, espinaca, verduras de hojas verdes y tomate.
  • Compuestos fenólicos como los polifenoles que los encuentras en los aceites vegetales como el de oliva. El resveratrol que lo obtienes del vino tinto y blanco, las uvas y el maní.

Con estos nutrientes puedes tomar mejores decisiones para llevar un estilo de alimentación más consciente.

Recuerda que incluir antioxidantes naturales en tu dieta es fundamental para el correcto funcionamiento de tu organismo.

Este contenido te encantará