El apanado es una técnica muy útil para dar variedad y un sabor delicioso a tus comidas por su versatilidad.

Puedes aplicarla en carne, pollo e incluso verduras. ¡Sigue leyendo para aprender los mejores trucos!

Trucos y técnicas para lograr un buen apanado

Ingredientes para preparar un apanado

Si aprendes a apanar correctamente puedes hacer muchos platos. ¿Qué tal una milanesa con papas fritas? ¿O unos bastones crocantes de zanahoria?

Para comenzar, debes saber que su preparación precisa de algunos elementos clave (Revista Cromos, 2016):

  • Cortes delgados del alimento.
  • Mezcla de huevo y leche. Es el medio líquido que fija los ingredientes secos al alimento base.
  • Mezcla de harina y condimentos. Da sabor y consistencia. Puede ser harina de trigo, de arroz o de garbanzo, por ejemplo. Sazona con tus opciones favoritas: sal, polvo de ajo, hierbas, paprika, pimienta, entre otros.
  • Mezcla de apanado. Es el toque crocante. Puede ser de pan que se haya endurecido, miga de pan, galletas de soda o cereal triturado.

Tips prácticos para apanar

Estos son los pasos para hacerlo perfecto (Umaña, 2016):

  1. Cubre los cortes del alimento que vayas a apanar con la mezcla de harina y condimentos.
  2. Sumérgelos en la mezcla de huevo y leche. Escurre bien el exceso de cada pieza.
  3. Recúbrelos en la mezcla de apanado. Si es posible, refrigéralos al menos una hora antes de fritarlos. Esto hace que se adhiera mejor (Revista Cromos, 2016).
  4. Frítalos en un recipiente de buena profundidad y con buena cantidad de aceite, que permita que las piezas floten.

Cosas que debes considerar al apanar

Entre los diversos métodos de cocción, freír es uno de los más rápidos. No obstante, hay algunas cosas que debes tener en mente para preparar fritos como los apanados (Comer. La Vanguardia, 2016):

  • Elige un aceite estable a altas temperaturas, de sabor y aroma neutro para que no cambie el gusto de los alimentos. Algunos de los aceites recomendados para freír son el de oliva, girasol, canola y sus mezclas.
  • El exterior crocante e interior jugoso ideal de un apanado se logra con una temperatura de freído de 180 °C. Si no tienes un termómetro de cocina, usa un pedazo pequeño de tu alimento preparado para estimar si el aceite está listo. El trozo debería flotar y burbujear un poco.
  • Usa fuego medio para mantener la temperatura del aceite el mayor tiempo posible. Además, fríe en grupos pequeños para usar menos aceite en cada tanda (Revista Cromos, 2016). Mezclar aceite fresco con uno que ya está caliente no es recomendable, ya que tienen puntos de humo Sucede lo mismo con aceites de distintas fuentes, como oliva y aceite de ajonjolí, por ejemplo.
  • Evita cubrir tus apanados después de fritos, ya que esto hace que se ablanden.

 

***

 

Con estos consejos seguro que puedes hacer un apanado perfecto. Así que, ¡a ponerse el delantal y meterse a la cocina!

BIBLIOGRAFÍA.

Este contenido te encantará