Olvida por un momento todo lo que has escuchado sobre las grasas saturadas.

Ahora, ¿qué pensarías si te dijéramos que su consumo en ciertas cantidades puede ser más beneficioso de lo que se cree?

 

Pues bien, vamos a comenzar por decirte que las grasas son un nutriente energético por para el cuerpo (Medline Plus, 2018).

Es cierto que existen muchos productos con altos niveles de este tipo de grasa, pero esto no significa que las tengas que evitar a toda costa. De hecho, muchos alimentos con grasas saturadas pueden ser incluidos como parte de tu dieta en forma moderada.

Las carnes rojas como alimento que aporta grasas saturadas a tu cuerpo

Grasas saturadas: ¿más beneficiosas de lo que se cree?

Contrario a lo que algunos pueden llegar a pensar, las grasas saturadas juegan un papel importante en el correcto funcionamiento de tu organismo. Estas son importantes en la absorción de vitaminas como la A, D y E.

Además, son necesarias para controlar las inflamaciones y promover el desarrollo del cerebro. ¿Sabías que ayudan a mantener saludables tu pelo y tu piel? (Romero, 2018).

Incluso, hay investigaciones que dan cuenta de beneficios poco conocidos de las grasas saturadas. Por ejemplo, su consumo moderado mejora la absorción de minerales y aumentan los niveles de omega 3 (Muñoz, 2020).

Esto no significa que debas salir corriendo y comerte todas las grasas que se crucen en tu camino. Lo que te queremos decir estas pueden ser parte de tu alimentación, si tienes claro en dónde encontrarlas y en qué cantidades consumirla.

Grasas saturadas, una cuestión de tipos

Aquí nos vamos a poner la bata de investigador. Los triglicéridos de cadena media, o MCT por sus siglas en inglés, son un tipo de grasa saturada. Esta es absorbida fácilmente por el organismo y son fuente de energía. Así que no son almacenadas como grasa corporal (FEN, 2018).

Algunos estudios (Boateng et al., 2016) sostienen que los triglicéridos de cadena media podrían tener efectos beneficios para la salud como la pérdida de peso y la prevención de enfermedades cardiovasculares

¿Dónde puedes encontrar las grasas saturadas?

Estos lípidos o grasas saturadas provienen, en su mayoría, de alimentos de origen animal. Pero también están presentes en aceites vegetales (Medline Plus, 2018). Toma nota, estos son algunos ejemplos de alimentos que las contienen:

  • Chocolate
  • Leche
  • Carne de cerdo, vaca y pollo
  • Yema de huevo
  • Margarina
  • Mantequilla
  • Aceite de coco
  • Aceite de palma

¿Y qué hay de las cantidades?

Llegamos a la pregunta del millón: ¿cuál es la cantidad recomendada diaria? La Organización Mundial de la Salud sugiere limitar las grasas saturadas a menos del 10% de las calorías (Dowden, 2019). Esto quiere decir que, si consumes cerca de unas 2000 calorías al día, no más de 200 deberían ser de este tipo de grasa.

Por su parte, la Asociación Estadounidense del Corazón propone un límite diario del 7%. De esta forma se previenen aún más algunas complicaciones en el organismo derivadas de su consumo excesivo (Medline Plus, 2018). Si volvemos al ejemplo de las 2000 calorías diarias, entenderás que no más de 120 deberían proceder de estas grasas.

Las grasas saturadas: mejores de lo que se cree

Si comienzas a verlo bien, las grasas saturadas pueden llegar a ser mejor de lo que se piensa. Como te lo hemos dicho, sus beneficios en el organismo dependen, en gran parte, de la cantidad que incluyas en tu dieta.

Además, hay razones para entender que no todas las grasas saturadas son iguales en su impacto sobre la salud. De hecho, es más importante considerar el tipo de grasa que consumes.

Así que tal vez no tengas que hacer grandes sacrificios si quieres comer bien y delicioso a la vez. Ten presente que muchos alimentos ya ofrecen versiones bajas en grasa o descremadas que te podrían caer muy bien.

****


En todo caso, recuerda visitar a tu médico con frecuencia y hacer de la actividad física una constante en tu vida.

Esto sumado a una alimentación saludable, te garantizará salud y bienestar.


****

BIBLIOGRAFÍA.

– Castillo, L. (03 de junio de 2020). Entrenamiento funcional: ¿en qué consiste? SportLife. Recuperado de https://www.sportlife.es/entrenar/fitness/articulo/entrenamiento-funcional-en-que-consiste

– Clarín. (06 de enero de 2017). Dieta y fitness: una rutina completa para ponerte en forma. Recuperado de www.clarin.com

– Corral, L. (04 de mayo de 2019). Alimentación y entrenamiento funcional. Eres Deportista. Recuperado de https://eresdeportista.com/dieta/ganar-musculo/alimentacion-y-entrenamiento-funcional/

– Martínez, E. (02 de enero de 2020). 6 grandes ventajas de consumir verduras y frutas cada día. Mejor con Salud. Recuperado de https://mejorconsalud.com/ventajas-consumir-verduras-y-frutas/

– Mayo Clinic. (20 de noviembre de 2018). Agua: ¿cuánto tienes que beber todos los días? Recuperado de Mayo Clinic

– OMS. (s.f.). Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Recuperado de https://www.who.int/dietphysicalactivity/pa/es/