Aprender a preparar papas fritas parece fácil, pero te has preguntado ¿cómo hacer papas fritas perfectas? Pues te contamos que tiene su ciencia. Sigue leyendo y conoce los trucos para que tus papitas queden secas, doraditas y crocantes.

Compra aceite de oliva Gourmet® en CTV®
Ingredientes

4 porciones

galletas de avena con miel receta

¿Cómo hacer papas fritas perfectas?

1. Puedes usar papas pastusas medianas ( 7-8 cm diámetro más o menos), revisa que estén duritas y sanas. ¿Y cómo la cortamos? Puedes cortarlas primero en rebanadas, de medio centímetro más o menos, y luego sacar los bastoncitos cortando la rebanada a lo ancho. Así, no te quedarán tan alargadas, sino más corticas y gruesitas.
2. Mientras las vas cortando, las vas poniendo en un recipiente con agua bien fría, allí les das un buen baño, luego las escurres y las secas muuuy bien.

3. Y ahora sí, una vez secas y el aceite en su punto, echamos una tanda de papas. Podemos poner una buena cantidad que cubra todo el fondo de la sartén y de borde a borde. ¡Si son pocas papas es mejor usar un recipiente más chiquito porque si quedan muy separadas se doran muy feo!

4. No muevas las papas hasta que veas que las de más abajo ya están medio doraditas, recién ahí, puedes empezar a moverlas para que se cocinen parejas, porque si las mueves crudas, se rompen todas. Cuando todas están doraditas, se sacan escurriéndolas bien y se ponen sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite. En ese momento ponles la sal.

Acompaña tus papitas con una deliciosa mayonesa casera.

Tip:

Un tip que nos parece genial sobre todo cuando tienes invitados y no sabes en qué momento fritar tus papas es el siguiente: frítalas con cuidado con el aceite un poco mas frío hasta que estén cocinadas y apenas empezando a dorar, en ese momento retíralas sobre papel y déjalas hasta el momento en que lleguen los invitados. *Entonces, calientas otra vez  bien el aceite, las echas y les das el doradito que te gusta. ¡Quedan todavía más ricas y crocantes que si las haces de una sola vez!

*No te preocupes si cuando las sacas sin dorar quedan pegadas unas con otras porque cuando las vuelvas a echar en el aceite caliente y con tu ayuda, se despegan facilito.

Lo más importante para hacer papas fritas es el aceite.
  • Primero, tiene que estar limpio, porque si en ese mismo aceite cocinaste otra cosa eso le cambiaría el sabor a las papas.
  • Segundo, la cantidad de aceite. ¡De eso depende el éxito de las papas fritas! Hay que poner abundante aceite en la sartén, no sólo para que las papas salgan ricas y crocantes sino porque aunque parezca una broma, cuanto más aceite hay en la sartén, menos aceitosas salen las papas.
  • Tercero, la temperatura. ¡Ojo, freír no quiere decir calentar el aceite hasta que eche humo! Primero se puede desbordar, y segundo las papas te quedarían quemadas por fuera y crudas por dentro. Te recomendamos calentar el aceite e ir probando. Puedes echar una de las papitas crudas ya cortadas, y si se va al fondo de la sartén pero sube rapidito y hace globitos, ese es el momento de echarlas.
  • Si es mucha cantidad y la sartén no es muy grande, es mejor hacerlas en tandas para que se cocinen parejas, y hay que ir controlando la temperatura porque a veces, en medio de la cocción, se sube demasiado, se doran muy rápido y no quedan ricas.

Si ya preparaste esta receta, sabrás que la pregunta ya no es ¿cómo hacer papas fritas perfectas? sino ¿cómo dejar de comerlas? ¡Quedan increíbles!

Artículos relacionados