Seguramente has escuchado que el aceite de oliva extra virgen es muy bueno, pero ¿sabes por qué y cuál es su diferencia con el aceite de oliva normal? Pues bien, lo que sucede es que la calidad del extra virgen está directamente relacionada con la forma en la que se hace.

Cada gota de aceite de oliva normal se obtiene prensando aceitunas; de este fruto se extrae el líquido. En cuanto al denominado extra virgen, este se consigue del primer prensado de las aceitunas. Lo que permite que se conserven todas sus propiedades, tanto químicas como de sabor.

Compra aceite de oliva Gourmet® en CTV®

En este aceite resalta el aroma, además de que su textura en la boca es delicada. También hay que destacar que podría tener un efecto positivo en el organismo, ya que es un gran antioxidante (Dahl, Tandlich y England, 2017) Para diferenciarlo de los demás, solo debes revisar que la botella diga la palabra “extra virgen”.

¿Quieres conocer más propiedades de este aceite? Aquí te daremos información sobre esto y te compartiremos algunas ideas para usarlo.

Aceite de oliva extra virgen

Propiedades del aceite de oliva extra virgen

El aceite extra virgen no solo tiene efectos benéficos para el organismo, sino que también posee un agradable sabor. Esto último es igual de importante porque, a diferencia de otros aceites, el de oliva aporta su toque a los alimentos. Por eso, aquí te contaremos tanto sus propiedades organolépticas (olor y sabor) como sus ventajas para el cuerpo.

Empecemos por el sabor. Este aceite suele ser afrutado; es decir, recuerda a las olivas con las que fue preparado. Así pues, hay dos notas que se perciben al probarlo: amargor y picor. Ambos son atributos positivos relacionados a las aceitunas verdes.

Algo similar pasa con el aroma. Cuando olemos un buen aceite de oliva extra virgen, debemos distinguir la aceituna. Al igual que en el sabor, se perciben dos notas: verde (el aroma recuerda a frutos verdes) y maduro (el aroma recuerda a frutos que ya están maduros).

Prepara vegetales asados y conoce el sabor del aceite de oliva.

Ahora hablaremos de los beneficios en el cuerpo de este aceite y sus lípidos.

¿Cómo ayuda a tu cuerpo?

Este aceite tiene grasas monoinsaturadas y, en menor cantidad, poliinsaturadas; ambas denominadas grasas buenas (Link, 2021). Estas proporcionan energía, la cual es necesaria para vivir. Además, tienen efectos benéficos en el organismo.

Por un lado, pueden ayudar a reducir el nivel de colesterol malo. Esto contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón y derrame cerebral. Por el otro, tienen un efecto positivo en el desarrollo y mantenimiento de las células (MedlinePlus, 2020).

Esto a diferencia de las grasas saturadas presentes en otros tipos de alimentos, las cuales podrían aumentar el riesgo de padecimientos de salud relacionados al corazón y los vasos sanguíneos. 

Por último, queremos recordarte la recomendación que hace la OMS (2018) sobre la ingesta de grasas, entre ellas el aceite: de todas las calorías que comes al día, el máximo el 30 % deben provenir de las grasas. 

Usos del aceite de oliva extra virgen en la cocina

Por todas sus propiedades y su sabor, el aceite de oliva extra virgen puede convertirse en el rey de tu cocina. Te damos un tip: si quieres que tus recetas favoritas queden deliciosas y con textura, agrega un chorrito de este aceite en la preparación. Puedes utilizarlo para todo: para cocinar, como aderezo en alimentos crudos o para freír. Sigue leyendo para conocer algunas ideas:

Agrégalo a los postres

El aceite extra virgen no es solo para las preparaciones saladas. A los postres también les suma sabor y valores nutricionales. La forma más sencilla de incorporarlo es en ensalada de frutas, aunque igual lo puedes usar en pan y elaboraciones dulces. Solo debes sustituir la grasa por el aceite. 

Pasabocas con aceite de oliva extra virgen

Los pasabocas son ideales para calmar ese antojo entre comidas. Sin embargo, lo mejor es elegir opciones saludables que te aporten nutrientes. Por eso te damos estas tres ideas:

  • Prepara guacamole con un chorrito de aceite.
  • Come hummus con rodajas de zanahoria.
  • Unta este aceite en tus tostadas.

Cómelo crudo

Como ya sabes, el aceite de oliva extra virgen también se puede comer crudo en ensaladas. Aquí te damos algunas ideas de aderezos:

  • Mézclalo con jugo de mandarina, mostaza, ajonjolí y sal.
  • Agrégale las hierbas aromáticas de tu preferencia. Solo debes recordar que es mejor que estén en su versión seca. Así pues, pueden ser albahaca, hierbabuena, mejorana, tomillo o las que tengas en tu cocina.
  • Un aderezo sorprendente se puede preparar con miel, limón, vinagre y aceite.
  • Con jugo de limón, vinagre, aceite y sal igualmente puedes preparar la clásica vinagreta de limón.

¿Se debe freír con aceite de oliva extra virgen?

Un mito muy persistente es el que afirma que el aceite de oliva extra virgen no debe usarse para freír. Pues bien, esto es mentira. Este aceite puede alcanzar los 180°C sin descomponerse (Link, 2021). 

Esto significa que mantiene su estructura química y, por ende, sus beneficios. El resultado es frituras crujientes por fuera y jugosas por dentro. Además, aporta matices de olor y sabor. 

También es importante resaltar que penetra los alimentos fritos en menor cantidad que el resto de los aceites, lo que podría reducir las calorías de la fritura. El único cuidado que debes tener es que no supere los 200°C, que es cuando comienza a quemarse (Esencia de Olivo, s.f.). 

Como pudiste ver, el aceite de oliva extra virgen es muy noble. Se puede usar en todo tipo de preparaciones crudas, cocidas o fritas, aporta un olor y sabor interesante, además de que tiene beneficios para el organismo. No lo dudes más y conviértelo en parte esencial de tu cocina.

 REFERENCIAS

Este contenido te encantará